T-Bone Walker

Es muy difícil explicar la importancia de T-Bone Walker para la historia del blues. Su forma de tocar de guitarra, influenciada por el sonido jazz pero sin perder la esencia del blues, su voz más propia de un crooner que de un bluesman y sus letras urbanas y modernas fueron impresionantes para los jóvenes guitarristas de su generación. El gran B.B. King decía que “tiene un toque que ningún otro ha conseguido reproducir… yo me he acercado pero no he llegado hasta el fondo… Él ha sido el primer guitarrista eléctrico que he escuchado en disco en toda mi vida: él me hizo comprender que debía comprarme una guitarra electrica“.

T Bone Walker

Aaron Thibeaux Walker nació en la localidad tejana de Linden en 1910 pero en su más temprana infancia su familia se trasladó a vivir a Dallas donde un jovencísimo Aaron aprendería del gran Blind Lemon Jefferson a tocar la guitarra mientras le hacía de lazarillo.

Durante los años 20, Walker actúo como músico ambulante en los llamados “medicine show” hasta que Columbia le ofreció grabar con el nombre de Oak Cliff T-Bone. De esa sesión nacerían Trinity River Blues y Wichita Fall Blues.

En los años 30, Walker montó una banda para actuar en el Little Harlem Club y, ya en 1940, grabó otra canción (T-Bone`s Blues) para después salir de gira por Chicago y Nueva York.

En 1942 grabó varios temas con la orquesta de Freddie Sack para Capitol Records que relanzó su carrera llegando a tocar en locales exclusivos para blancos y a volver a grabar en 1945 para Mercury y Rhumboogie.

En 1946 firmó un contrato con Black&White gracias al que grabó casi cincuenta temas en poco más de un año. Esto, junto con sus espectaculares actuaciones en las que hacía cosas tan poco comunes en la época como escupir al escenario o tocar la guitarra de espaldas le hicieron llegar, al fin, al éxito.

Tras el parón de grabaciones provocada por la huelga de 1948, reemprendió la labor hasta que la quiebra de Black&White le obligó a tener que buscar otra compañía.

Su trabajo por Imperial Records y por Atlantic no le reportó ningún éxito pero sí grabaciones extraordinarias y, tras pasar por el America Folk Blues Festival europeo,  se le abrieron las puertas del Viejo Mundo convirtiéndose así en una figura musical de primer orden en ambos lados del Atlántico.

Tras el éxito del album Good Feelin’, con el que llegó ganar un Grammy en 1970, y ya en 1973, llegó el tributo definitivo a este Gran Maestro del Blues: el doble vinilo ‘Very rare’, grabado junto a músicos de la talla de Dizzy Gillespie o Herbie Mann.

Refiriéndose a T-Bone Walker, BB-King dijo en su momento: “Cuando escuché por primera vez el solo de T-Bone Walker en ‘Stormy monday’, creí enloquecer. No creía que se pudiera sacar de un solo instrumento un sonido tan bello“.

Comprar vinilo “T-Bone Walker: T-Bone Blues”

Apoya a “Pasajero del Blues”

Dona 1 euro para poder sufragar los gastos de nuestro blog.

€1,00

Interpretes

6 Comentarios Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: